Un grupo de trabajo se ha estado reuniendo este curso para organizar esa implantación, con el apoyo unánime del claustro y del consejo escolar celebrado el año pasado.

 
 
  Motivos por los que apostamos por este programa:
  • Mejorar la convivencia en los cursos en los que hay más incidencias (1º y 2º de ESO). El alumnado ayudante interviene ayudando a resolver los conflictos si son de baja intensidad o derivando. 
 
  • Prevenir casos de acoso escolar o al menos intervenir tempranamente. El alumnado es el que conoce estos casos antes de que el profesorado los detecte. El alumnado ayudante puede apoyar a la víctima o derivar el caso si es necesario.
 
  • Optimizar la atención a la diversidad. Estos alumnos/as funcionan como alumnos-tutores a nivel curricular o ponen en contacto a los que puedan realizar esa función con los que los necesiten. Colaboran en la integración del alumnado: de nueva incorporación, de integración… Y para ellos/as se trata de un programa de enriquecimiento en las competencias: social, de iniciativa personal… que contribuye a formarlos como líderes sociales.

 

    La formación del profesorado y del alumnado seleccionado ha quedado interrumpida por el estado de alarma decretado ante la pandemia del COVID-19, en espera de seguir desarrollándose el próximo curso.